Is the Umbrella Revolution over? An update on Hong Kong’s 51-day ‘occupation’ parallel to APEC


It all started one day, almost two months ago, when listening to the radio. Hong Kong, a very far away region from my side of the hemisphere, had been literally taken by young students, acording to a Peruvian correspondent in China. What did they want? Apparently, democracy. I asked myself what Rafael, a friend from Hong Kong I met last year, would be doing in his home country.

What the city of Mong Kok looks like currently (South China Morning Post)

What the city of Mong Kok looks like currently (South China Morning Post)

Fifty one days have passed since that day, September 27th, and the ‘occupation’ of Hong Kong’s main cities is now a landscape of new communities with its own means of communication and supplies, filled with young protesters defying three High Court injuctions requiring them to leave the streets. Recently, the Asia-Pacific Economic Cooperation (APEC) forum gathered world leaders and representatives from not-so-strong economies, like Peru’s President. Of course, it was expected for the agenda to include only economic issues and completly ignore the so-called Umbrella Revolution. Not that the protesters really cared, according to The Wall Street Journal, although a group of pro-democracy leaders did announce planning a trip to Beijing during the APEC forum.

What has happened so far? Tons of students got detained, hundreds got injured from clashes with the police, corruption behind the protesters attacks was unveiled, the dialogue between the government and protest leaders failed, but most importantly, a long-standing pro-democracy movement has proved to be possible in Chinese soil. And it has probably reshaped the laison between political discontent and economic loss in Asia. I bet that idea never even crossed the minds of protesters’ parents. Asking myself about Rafael led to get in touch with him and to (virtually) meet several of his friends supporting the movement. They were kind enough to share some of their time, while going to school, work and protesting, to help me understand why the Umbrella Revolution —although not yet a real revolution— is historically important.

Thanks to Skype and Facebook, a story with their testimony was made possible. I originally posted this story in Spanish on October 20th, after almost two weeks of interviews. Currently, there’s a lot of critique in the Web about what this movement has left for Hong Kong and China, and the conclusions seem to point out the lack of strategy for its success, even though they praise its endurance.

I’ll keep one of my interviewees lines in response to that: “The movement needs to scalate to China. Now we have the occupation, but what is the next action? So far it seems the occupation is the most we can do,  so it will take time and failures to make people understand this.” (Pa Sha, 26-year old translator) Occupy Central hasn’t accomplished anything it set out for (yet): nothing guarantees democratic elections for 2017. But failing at it might the very first step to achieve victory. Here’s the translation of the exclusive testimony from three protesters who have contributed to taking that step. Sigue leyendo

27/01: Claves para no pensar que el fallo de La Haya es el Día del Juicio Final


Cómo será de latoso este tema que tengo recuerdos de haber hecho un informe sobre el mismo -titulado “diferendo marítimo entre Perú y Chile”- en el colegio, por allá en el 2004 o 2005. Nunca imaginé que esto me perseguiría hasta mis albores periodísticos. fallo de la haya Admítelo. Es genial poder especular sobre los “posibles escenarios tras el fallo de La Haya” y reclamarle al Gobierno “estar preparados” cual segunda Guerra del Pacífico, vapuleando los esfuerzos diplomáticos por llevar la fiesta en paz. Y si algo sospecho es que pensar en escenas dramáticas de patriotismo exaltado también es divertido porque parece una película (y eso vende). Nada más.

Pero el caso de Perú y Chile en La Haya no es realmente un “si pasa en TNT, pasa en la vida real”. De hecho, es un litigio que ha seguido un riguroso proceso de preparación, donde se ha invertido harta plata (pendiente para investigar) por ambos países para contratar a juristas A1 que defiendan sus casos. Y si el fallo es favorable para uno u otro país, lo más probable es que se acate (a regañadientes, tal vez).

Incluso creo que el tema serio está en dos preguntas -sí claro, según yo: ¿cómo y cuánto tiempo tomará realmente acatar el mandato de La Haya? Ojo al piojo, gente súper informada: El meollo del diferendo marítimo no se acaba una vez que la lectura de la sentencia termina.

Repasemos, entonces, las claves para que este 27 de enero no sea el fin del mundo como lo conocemos:

1. ¿Antecedente? Colombia y Nicaragua

OK, pongamos los puntos sobre las íes: el caso no es exactamente el mismo (¿alguno podría serlo, acaso?). Pero vale la pena recordar la reacción del presiente colombiano, Juan Manuel Santos, cuando recibió la noticia de que Nicaragua había ganado derechos económicos sobre 75.000 kilómetros cuadrados de mar Caribe:

Bueno, no pasó nada. No se pidió una revisión del fallo que, por si acaso, ratificó a Colombia la soberanía sobre sus siete cayos en el Archipiélago de San Andrés. Un reportaje de La Tercera de Chile muestra que se está aplicando el fallo y otra nota de El Tiempo de Colombia explica mejor qué pasó.

2. Cuidado con lo que escuches: no es oficial Sigue leyendo

Las alucinadas que deja el 2013 (primera parte)


No hay año nuevo sin recuento. Y el mío tiene de todo: política, economía, tecnología, finanzas, espectáculos, deportes, internacional y un bonus track personal (o sea, algo de mi vida no pública). Aquí van los primeros cuatro puntos de mi ranking:

1. Política

Comencemos por el patito feo y la obviedad: el bendito caso López Meneses.

Este revivido ‘exoperario montesinista’ tiene para rato en los titulares de nuestros queridos/odiados medios.  Aunque Chema Salcedo diga que no deberíamos llamarlo así (lo escuché la semana pasada con mis propios oídos) porque fue absuelto del cargo de tenencia ilegal de armas por -oh, coincidencias- el actual abogado de Alberto Fujimori , López Meneses es medianamente importante no solo por haber provocado una (divertida) teoría fujimontesinista-nacionalista, sino porque el presidente Humala sacó cuerpo con una frase que generó todo tipo de repercusiones:

De hecho, creo que el rebote más estúpio debió ser este:

‘Reina Pachas’ reclama a Ollanta Humala por robarle el término ‘basura’

Y con su “no sé nada”, pues trae recuerdos de otras declaraciones de un expresidente (léase, que ahora en la cárcel). Dice desconocer mayormente, pero el 60% de los peruanos no le cree (según Datum).

Por supuesto, estamos lidiando con dos “no sabía nada” completamente distintos. No se hagan ideas. Y pese a la salida de ministros, comisiones investigadoras y demás artilugios de imagen institucional, este lío nunca se aclarará -mi predicción a lo Josie Diez Canseco- y será una sombra que los medios usarán en el próximo especial “Lo que dejó el Gobierno de Ollanta Humala”, a emitirse en el 2016.

Otros momentos de la política para no olvidar: las protestas por ‘la repartija’ (que terminaron fregando, ¿por error?, la elección del nuevo directorio del Banco Central de Reserva), los dimes y diretes de Alan García y la Megacomisión, y el desafuero de Michael Urtecho del Congreso por el recorte de sueldos a sus trabajadores.

2. Economía

Acá me la ponen difícil. Pero creo que todo lo que tenga que ver con Petroperú ha sido el tema del año: desde el coqueteo con Repsol hasta la recientemente promulgada ley para la modernización de la refinería de Talara y, con eso, una nueva fuente de financiamiento que hará del capital privado un 49% de su accionariado actual.

A ver, aquí hay dos cosas: solo porque los privados participarán de los títulos de Petroperú no quiere decir que tengan voto en el directorio y, dos, el ministro Castilla disfrazó muy bien lo de “no se tocará ni un centavo de los peruanos” para la modernización de Talara.

Siguiendo una reflexión de Jorge González Izquierdo, no hay que olvidar que el Estado -según la ley propuesta por el Ejecutivo- será garante de las deudas de Petroperú hasta por un máximo de US$ 1,000 millones para hacer de Talara un negocio digno. Si bien puede verse como una obligación del Estado (es una empresa pública), esto sería algo así como la prueba de fuego para las finanzas de la petrolera y debería vigilarse bien. El ministro Merino dice que ahora “jugaremos en las grandes ligas” de las petroleras, pero con todo lo atrasado que estamos, fácil entraremos a esa cancha como en el 2025 😛

Otros temas económicos del año: la súper-gran apuesta del Gobierno de Humala para revitalizar la economía inició operaciones (léase, Toromocho), el chongo de la reforma de las AFP y Perú como sede del Foro Económico Mundial para América Latina.

3. Tecnología

Aquí voy a mezclar un poco de finanzas con gadgets. Nokia, BlackBerry y Apple. Así, en ese orden. La empresa que fabricó el primer celular que conocí en mi chiquititud pasó a ser de Microsoft en una operación sin precedentes en esta industria: estuvo valorizada en 200 mil millones de euros y fue comprada por un 2.5% de su valor (5.4 mil millones de euros). ¡Qué carajos! Sigue leyendo

Memorias: Cuando ingresé a la universidad…


En julio pasado terminé lo que inicié hace siete años. Leyeron bien: s-i-e-t-e años. El mundo real no te hace las cosas tan fáciles como te lo imaginas a los 17, y entre esas cosas está la universidad.

(Ya) no me quejo, la verdad. La disfruté, la odié y le guardo cariño: algo así como un ex con el que pudo ser pero no fue y, bueno, igual hoy eres feliz y aprendiste harto. Así que hace unas horas tuve una epifanía (exagero, pero por ahí va). Estuve leyendo varias cosas sobre la OPI de Twitter en mi smartphone camino a una reunión y me dije: “¿Qué coño estaría haciendo hoy si no fuera por mi smartphone y mi curiosidad por Twitter como empresa?”

Y no sé por qué, pero me acordé de algunas cosas que en el 2006 no existían (o que no sabía que existían), que vi por primera vez y otras más que ya dejaron de existir desde entonces. Aquí vamos:

(mercadolibre.com.ar)

(mercadolibre.com.ar)

Cuando ingresé a la universidad…

1. El dólar estaba como a S/. 3.20. Y un año después aún no bajaba de S/. 3. Ahí tuve mi primer empleo (en dólares). Era un mundo feliz.

2. Los BlackBerry eran la voz y nunca imaginé que podría comprarme uno. Nadie concebía lo que sería Android.

3. Samsung era una marca que conocía solo por sus electrodomésticos.

4. No había Facebook ni Twitter y todos mis amiguitos usaban Messenger y Hi5.

5. Gmail era muy “elite” (/ɪˈliːt eɪ-/) como para interesarme en abrir una cuenta.

6. Escuchaba La Ley y estaba saliendo de mi onda punk peruano Inyectores-Diazepunk y empezaba a conocer La Sarita. Me enamoré de Tool (1990) y A Perfect Circle (1999). Yellowcard, Panic at the Disco, My Chemical Romance eran nombres que sonaban en MTV (creo que aún veía MTV).

7. Mi primer trabajo de argumentación tenía que ver con el etnocacerismo y cómo Ollanta nunca llegaría a ser presidente con esa “ideología”.

8. La “cultura chicha” era el tema central de debate en mi clase de Sociología. Fuera de clase era el Mundial en Alemania.

9. No tenía edad para votar. No entendía por qué Alan García eran tan aclamado.

10. Nadie hablaba nada sobre cosas ‘2.0’ ni social media. 

11. Tenía un blog que se llamaba En touchant les mots en Blogspot donde escribía textos larguísimos con más boludeces pseudoliterarias de las que se podrían imaginar jamás : )

12. Work and Travel era la fuente de primer trabajo más popular entre mis amiguitos (aunque yo no tenía plata ni para la visa).

13. Usé una Mac por primera vez. Los iPods eran enormes, aún se usaban los diskettes e Internet Explorer era todo lo que había (y nos encantaba).

Para cerrar, el primer video viral de  la época (según yo): EDGAR CAE AL AGUA. ¿Se acuerdan?

Steven Levitsky sobre Conga: “El Gobierno no sabe qué hacer… Y Santos tampoco”


“Partido Nacionalista debió haber consolidado una alianza en serio con Perú Posible”, opinó el politólogo. Concluyó que Gregorio Santos tiene derecho a querer ser presidente, aunque tampoco sabe lo que está haciendo para solucionar este conflicto.

Video extracto de la entrevista (13.07.2012)

El conflicto minero Conga parece ser el estigma con el que el Gobierno cerrará su primer año de mandato. Ya varios Congresistas optaron por abandonar la bancada nacionalista por desacuerdos con el Presidente sobre el manejo de las negociaciones con el gobierno regional de Cajamarca. A estas alturas, para Levitsky, Ollanta Humala no tiene un partido político, sino un “vehículo personal”.

En esta entrevista, uno de los puntos sobre los  que el politólogo llama la atención es la falta de brokers de Humala, lo cual deriva de una circunstancia que ya parecía anunciarse desde el primer cambio de gabinete: “es el problema de un outsider que no tiene equipo serio”, señaló.

Prométeme el mundo

Leyendo un poco de teoría sobre marketing político, nos toparemos con la sorpresa de que las promesas políticas no están hechas para cumplirse siempre. ¿Nos cruzamos de las manos frente a este escenario? El límite está en el contexto de cada gobierno. Para el caso de América Latina, por ejemplo, entre los años 90 y la llegada del 2000, su contexto económico trajo cambios a su quehacer político.

“Prometer el antishock y aplicar el shock” -como lo hizo Fujimori en los noventa- “estaban haciéndolo todos [los demás gobiernos]”, explicó Levistky. “Eso cambió en el 2000 (justamente por el tema de la mejora económica) y había mucho más espacio para aplicar políticas de centro-izquierda”, agregó.

Sin embargo, nuestra adorada tierra de ricas montañas es la excepción a la regla. “Perú es uno de los pocos países donde los gobiernos siguen cambiando una vez que llegan al poder: haciendo campaña en centro-izquierda y gobernando desde la derecha”, afirmó.

Algo que noté, aunque no se lo señalé, es que Fujimori y Humala tienen algo en común: ambos son outsiders de la política peruana. Si bien Fujimori pudo estar siguiendo una tendencia política de su época, ¿no será que la falta de savoir-faire político es lo que los lleva realmente a descarriarse en el camino?

Negociaciones 

Cuando Garatea y Cabrejos fueron designados como mediadores en las negociaciones del Estado, Yanacocha y el gobierno regional de Cajamarca, cinco civiles habían fallecido y decenas de policías habían resultado heridos. El Gobierno fue duramente criticado por haber “esperado tanto”.

Si bien es cierto que llamar a religiosos o agentes fuera de la trinidad Estado-empresa-demandantes es una cuestión que he visto suceder más de una vez en el Perú, me preguntaba si era una práctica “normal”.

Levitsky confirmó que no lo es, pero dada la baja credibilidad de las instituciones “oficiales”, fue un error no contar con estos personajes desde un comienzo. “Es una exageración decir que es un acto de desesperación, pero es una última carta”, subrayó.

Nadie es santo

Sigue leyendo

2012: independence year?


Imagen: gilygily.com

Tenía un par de temas que quería comentar (mentira, más que un par) antes de fin de año, pero bueno, sé que nunca llego a postear lo que quiero dentro los tiempos adecuados, aunque de todas maneras lo hago.

Comencemos por lo que nos dejó el 2011:

En el plano internacional, está de más decir que el Personaje del Año de la revist Times fue material de debate por varias semanas. The Protester,  el excelente reportaje que acompañó la portada es probablemente lo que no debe dejarse pasar en ninguna lectura para futuros periodistas.

It began in Tunisia, where the dictator’s power grabbing and high living crossed a line of shamelessness, and a commonplace bit of government callousness against an ordinary citizen — a 26-year-old street vendor named Mohamed Bouazizi — became the final straw.

Imagen: bumpshack.com

La Tunisie et le pouvoir du peuple fue el post que le dediqué a ese tema, que sin duda se veía como el comienzo de una gran revolución civil moderna. Aquí no me voy a meter al tema de las redes sociales, ya que me parece que su rol ha sido de vehículos de comunicación más eficaces, nada más.

De ahí siguieron otras protestas, de indignados –como se comenzaría a utilizar el término luego de la toma de la Puerta del Sol, en España— que dejaron a todos con la boca abierta. En Revolutions do exist: Egypt, traté de darle un panorama más amplio a lo que venía sucediendo en el norte de África, con fuentes y citas que no encontré en ningún medio nacional. Estos dos son, tal vez, los mejores posts de este blog del 2011.  Sigue leyendo