Memorias: Cuando ingresé a la universidad…


En julio pasado terminé lo que inicié hace siete años. Leyeron bien: s-i-e-t-e años. El mundo real no te hace las cosas tan fáciles como te lo imaginas a los 17, y entre esas cosas está la universidad.

(Ya) no me quejo, la verdad. La disfruté, la odié y le guardo cariño: algo así como un ex con el que pudo ser pero no fue y, bueno, igual hoy eres feliz y aprendiste harto. Así que hace unas horas tuve una epifanía (exagero, pero por ahí va). Estuve leyendo varias cosas sobre la OPI de Twitter en mi smartphone camino a una reunión y me dije: “¿Qué coño estaría haciendo hoy si no fuera por mi smartphone y mi curiosidad por Twitter como empresa?”

Y no sé por qué, pero me acordé de algunas cosas que en el 2006 no existían (o que no sabía que existían), que vi por primera vez y otras más que ya dejaron de existir desde entonces. Aquí vamos:

(mercadolibre.com.ar)

(mercadolibre.com.ar)

Cuando ingresé a la universidad…

1. El dólar estaba como a S/. 3.20. Y un año después aún no bajaba de S/. 3. Ahí tuve mi primer empleo (en dólares). Era un mundo feliz.

2. Los BlackBerry eran la voz y nunca imaginé que podría comprarme uno. Nadie concebía lo que sería Android.

3. Samsung era una marca que conocía solo por sus electrodomésticos.

4. No había Facebook ni Twitter y todos mis amiguitos usaban Messenger y Hi5.

5. Gmail era muy “elite” (/ɪˈliːt eɪ-/) como para interesarme en abrir una cuenta.

6. Escuchaba La Ley y estaba saliendo de mi onda punk peruano Inyectores-Diazepunk y empezaba a conocer La Sarita. Me enamoré de Tool (1990) y A Perfect Circle (1999). Yellowcard, Panic at the Disco, My Chemical Romance eran nombres que sonaban en MTV (creo que aún veía MTV).

7. Mi primer trabajo de argumentación tenía que ver con el etnocacerismo y cómo Ollanta nunca llegaría a ser presidente con esa “ideología”.

8. La “cultura chicha” era el tema central de debate en mi clase de Sociología. Fuera de clase era el Mundial en Alemania.

9. No tenía edad para votar. No entendía por qué Alan García eran tan aclamado.

10. Nadie hablaba nada sobre cosas ‘2.0’ ni social media. 

11. Tenía un blog que se llamaba En touchant les mots en Blogspot donde escribía textos larguísimos con más boludeces pseudoliterarias de las que se podrían imaginar jamás : )

12. Work and Travel era la fuente de primer trabajo más popular entre mis amiguitos (aunque yo no tenía plata ni para la visa).

13. Usé una Mac por primera vez. Los iPods eran enormes, aún se usaban los diskettes e Internet Explorer era todo lo que había (y nos encantaba).

Para cerrar, el primer video viral de  la época (según yo): EDGAR CAE AL AGUA. ¿Se acuerdan?

Cambiando de marca: Motorola Atrix 2 MB 865


Hace mil años que no escribo nada. No es que me extrañen, claro está, pero ahora que estoy en turno de “espera” para que me den una calificación en un curso, aprovecho para contar por aquí que le he dado una oportunidad a Motorola.

image

Mi Moto, personalizado.

Con esta marca, prácticamente he regresado a mis origenes: en la época en que Motorola sacó un modelo que tenía voice command para hacer llamadas, cuando aún no había pantallas a color en los celulares, me regalaron un Motorola. Eso debió ser en el 2001, seguro.

El Atrix 2 era la única opción que nuestros amigos/enemigos de Claro tenían disponible a un precio por debajo de los S/. 1,200 para un cliente que está con ellos cuando eran TIM.

image

Catálogo Claro

Lo escogí por tres razones: su procesador de doble núcleo (ARM Cortex A-9), su cámara de 8MP con flash (video en HD 1080p) y porque cabe sin problemas en la palma de mi mano. De ahí viene la memoria RAM de 1GB, memoria interna de 8GB (pero solo está disponible casi 5GB al usuario), y su tarjeta microSD de 8 GB, con capacidad hasta 32 GB.

Me había decepcionado un poco co el Motorola T300, pero como me resistía al full touch, lo usé por poco más de un año (ese equipo viene con teclado físico desplegable).

Pero escapar al touch es como pedirle a las laptops que funcionen solo con mouse. Por ahora, todo va más que bien con este equipo, con Android Gingerbread (un poquito bastante viejito en comparación con toda la onda Galaxy y Xperia).

Aquí, los pros y contras de este smartphone, después de dos meses de uso:

1. Batería: dura mucho más que la serie T de la misma marca y puedes escuchar música por tres horas y morirá hasta 8 horas después. Ojo, yo no tengo conectado el FB, solo el FB chat. Twitter, G+ y LinkedIn sí.

2. Redes sociales: viene con app nativa que se conecta a Twitter y Facebook, con lo cual te manda alertas. Pero una desventaja es que es muy limitada: si pudiera filtrar qué mostrar y qué no, sería genial. Pero sí puede cargar imágenes sin problemas.

3. Velocidad: quien tenga un BlackBerry, un Ace o un Xperia pro o Mini pro sentirá la diferencia. El doble núcleo es otra cosa, de todas maneras.

4. Peso y ergonomía: no sé si será igual para los hombres, pero creo que para las mujeres puede ser un equipo cómodo porque se puede manejar con una sola mano. El teclado touch tiene un espacio suficiente entre cada tecla, especialmente para alguien que no estaba acostumbrado al full touch. La función Swype también es práctica y viene con todas sus tildes. Pesa unos 150 gramos.

5. Cámara frontal: esta es claramente una desventaja para quienes quieran hacer video llamadas (que igual saldrían mal por la conexión). Es de muy baja resolución. Buscando info, tiene 0.3 MP. Toma fotos decentes para FB, pero ahí queda.

6. Apps productivas: viene con la versión de paga de Quick Office y el teclado no ocupa la mitad de la pantalla cuando creas un documento, así que es cómodo pata escribir (como ahora, para este post).

7. Puertos: viene con conexión directa para micro HDMI y un app nativa para proyectar lo que ves en el cel al televisor. Funciona bien.

Ya no recuerdo qué más quería poner aquí. Pero por ahí va el tema. Es un teléfono hecho con material resistente, espacialmente en la espalda (antirrayones total). También tiene acelerómetro, asi que soporta esos jueguitos en los mueves el cel para controlar los mandos.

Después de 12 años de mi primer contacto con Motorola, de haber usado como 6 marcas (incluida Bellsouth), el Atrix 2 no está para nada mal. Google debería ponerle más punche a este casi olvidado nombre, al menos para los ciudadanos de a pie, puesto que en redes de telecomunicación móvil para proveedores, Motorola es indispensable.

Eso sí, aún no tengo ningún Galaxy. Ya será para el S5, ja.

Friendship in a “connected” world


I never got to think about the friends I’ve made, let go and kept in my life until a couple of days ago. Here’s a glimpse of what making friends and keeping them means with all those things we’ve been led to believe are able to fill geographical distance. 

Foto: sadmuffin.net

sadmuffin.net

First things first. Truth is  this phrase is almost always a lie. It is cute when you are nine years old and say that to probably 10 people you think are your best friends. Now, 15 years later, there is only one person from that time I talk to (on her birthday and some other special occasions).

Some people say friendship is stronger than romantic love, the kind you feel for your significant other. My theory is that it depends on how you want to measure it:

Can you stop loving a friend like you can stop loving your boyfriend/girlfriend? Can friendship endure time and distance better than romantic relationships?

1. Digital era

If there’s something I’ll admit is that the Internet makes it easier to stay in touch with friends. Of course, it’s not like without Facebook friendship wouldn’t have survived the 21st century. I imagine My Space wouldn’t have gone bankruptcy, that’s it. But do social networks actually help strengthen friendship?

marketingeasy.net

A very good friend of mine left for the United States on Friday (to sort of settle there). Today I went on Facebook and realized I’ve talked to him more in two years (when I met him) than to other people I’ve met longer.

I saw a pattern in the group of people I stopped talking to on Facebook: I stopped talking to them/seeing them in real life. 

However, has it happened to you that one day, out of the blue, you start chatting with someone you haven’t seen nor talked to in years, but you end up having the most awesome conversation?

It breaks the closeness rule. Then you think, “why did we ever stopped talking?” Here, two things can happen: you either regain that friendship out of the chat window or just get excited for a moment and stop talking again.

So far, it all sounds normal, right? Yes, becoming friends with someone may be easy, but keeping them is a little harder, and neither Facebook or any other social networks may seem to make a difference if you just stop liking one person or having things in common.

I thought of one more question, though: how much has online communication changed our concept of friendship?

2. Real versus virtual

Let’s say you met someone and shared a significant amount of experiences that build friendship between you two. When either one of you have to leave the same geographical space, sure, you won’t see each other as much, but you will stay in touch through phone calls, WhatsApp, Viber, Facebook, Twitter, Gtalk, whatsoever… and you will continue to think of each other as “friends”.

I definitely don’t think “friendship” means the same now that it did years ago, especially when you don’t need a recollection of experiences to continue calling people “friends”. Not even telephones have had that much of an effect on people’s relationships as the Internet has. Even if you meet someone online, things get better when you become friends in real life (just like what happened with this person I mentioned at the beginning).

But then again, friendships do end even if you stay within the same geographical space. Actually, friendship is most likely to end when you don’t give each other enough space. Try moving out with a friend and see what happens. Putting an end to friendship can be even worse than breaking up with your boyfriend/girlfriend.

3. No conclusion

I really have nothing to conclude out of this. Friendship is more unstable than the majority of people believe. Just think about it. You can have a romantic relationship, a very intense one, for six months, one or two years. But how many friends do you make, leave or keep during that time?

When friends are away, online communication lets us be part of each other’s experiences, maybe a 10% of them. To keep friends, there has to be something that makes us think they’re worth it, and that “something” goes beyond any Internet connection. (Okay, I realized this is a conclusion. Let’s just leave it there).

Similar to this post:

El mundo smart

Breaking Up With A Friend Is Harder Than Breaking Up With A Significant Other (thoughtcatalog.com)

El mundo smart


¿Tienes BB chat? ¿Tienes whatsapp? Nada como estar conectados y sentir que nuestras vidas se hacen más fácil para comunicarnos “on the go” ¿A qué no?

niños con whatsapp

Hace poco, un amigo se compró su primer smartphone. Creo que después de él, solo hay otra persona más que conozco que no tenga uno. Quién sabe, ya le he dicho que caerá en las garras de un smartphone en cualquier momento, a lo que siempre responde que no será un zombie.

Es cierto que andar con uno de estos teléfonitos le cambia a uno el ritmo de hacer muchas cosas. Pero me parece extraño que la gente crea que por tener un paquete de datos, entra -cual decreto de urgencia- en la obligación de estar “conectado” todo el tiempo (and I mean all of it). Me vino a la cabeza esta idea de las “necesidades creadas” que la tecnología tiene como efecto comercial, cosa que  hace parecer natural que haya un nuevo aparato Apple con dos cambios de más en cada nuevo lanzamiento.

498 años

Pero así como ese temor ante la idea de una adicción incurable a la “movilidad” y “conectividad” me parece un poco tragicómica,  veo de igual manera la excitación total -con objetivos claramente marketeros- que otros sostienen sobre el “futuro”. Aquí, un videíto que hace ver todo bonito:

No falta, como es de esperarse en estos tiempos de YouTube, la correspondiente parodia:

“This future is coming… and it’s only 498 years away. See you then”. 

Tampoco quiero ser ten aguafiestas y decir que todas estas cosas son de tontos. Los miedos de estos tiempos de Internet y las proyecciones de un futuro extraordinario sirven para hacer nuestras vidas un poco más variadas. Nada sería divertido si estuviéramos de acuerdo en todo.

Pero, realmente, nada de esto es enteramente nuevo. Luego de ver esta parodia, se me vino a la mente un recuerdito de una época en la que leía muchas cosas sobre ciencias sociales: un sociólogo francés de la “sociedad industrial” (léase, siglo XVIII)  que tenía algo así como una fe en una tecnología capaz de cambiar el mundo de maneras bien alucinantes para su época. Gracias a Wikipedia, encontré su nombre: Henri de Saint-Simon. Si alguien supone que este socialismo utópico pasó desapercibido, pues bien, ¿hasta ahora seguimos con lo mismo, no?

A veces pareciera, sin embargo, que frente a todas las teorías, los miedos y las visiones del futuro (así vengan con eslogans del tipo the future is now see you in 498 years), lo más básico siempre queda enterrado:  de llegar a un “mundo smart”, ¿quién lo va a hacer realidad? ¿Microsoft, Apple o la gente que consume [o no] sus productos?

Falta reconocer que cualquier cosa “tecnológica” está hecha -aunque la publicidad diga siempre lo contrario- para que uno la use como se le dé la gana o, al igual que la única persona que conozco sin un smartphone, simplemente no le importe porque tiene otras vías para comunicarse que [aún] son aceptables para los demás (como, por ejemplo, hacer una llamada).

Eso sí, hay ciertas convenciones sociales que terminan engulléndonos, pero ahí habría que afinar el criterio de por qué dejamos que suceda. Mi impresión es que hay personas que se adaptan a los beneficios que trae algún cambio antes que desvivirse por sus desventajas.

Un escenario: Estás en una reunión y tengo algo importante que coordinar contigo. ¿No tienes whatsapp? Bueno, te mando un mensaje de texto (mientras aún sean baratos y vengan incluidos en mi paquete postpago). Si nunca respondes (y esto se puede dar con el chat o el texto) , alguien más tomará una decisión por ti y asunto arreglado.

Relacionadas:

Meet line, Whatsapp’s rival

¿Se acuerdan de Prometeus?

Android Jelly Bean y Nexus 7: las novedades del Google I/O 2012


La nueva versión de Android tiene al reconocimiento de voz como una de sus funciones más desarrolladas. 

(Imagen: trustedreviews.com)

Hace un tiempo ya había comparado Android y BlackBerry y mi conclusión había dejado por los suelos a la marca canadiense (al menos en Perú). En ese entonces RIM no había sufrido aún la caída de su software a nivel mundial, así que no era tan grave.

Hoy, sin embargo, la conferencia de Google I/O 2012 presentó oficialmente Android Jelly Bean y sus nuevas funciones, así que ya no hay forma de compararlo siquiera a Blackberry (con Apple es otro asunto ya). Si los usuarios de smartphones quedaron impresionados con el lanzamiento de Siri, Jelly Bean los dejará con la boca abierta.

Pero el control de voz no es la única novedad. Primero que nada, el manejo de fotografías es aún bastante cercano a lo que Android Ice Cream Sandwich provee, pero ahora el usuario puede tocar la pantalla mientras las fotos se muestran para obtener una tira que muestra todas las tomas en horizontal. Para eliminar un foto habra que simplemente sacarla de la fila.

Android Beam, una función que ya viene en el Samsung Galaxy SIII, ahora podrá también compartir videos a través de la tecnología NFC. Hasta el momento solo podía hacerlo con fotografías.

Otra opción que me parece súper cómoda es el poder visualizar los e-mails sin tener que realmente ingresar a una nueva aplicación, ya que aparece en la caja de notificaciones, desde donde también se puede regresar una llamada.

Control de voz

Esta característica ahora permite tipear a través de la voz. La demostración fue perfecta. Hasta ahora, este control vocal estaba disponible solo online. Jelly Bean permite que esta función pueda realizarse sin conexión. De esta manera, se puede redactar correos también. Según TechChrunch, solo reconocerá inglés y próximamente árabe y hebreo.

Cuando se usa esta función en línea, hace que las búsquedas en Google sean vocalizadas también. “What is the definition of robot?” Un resultado vocalizado aparecerá en menos de un segundo en pantalla.

“Show me pictures of the pygmy marmosets” y la pantalla desplegará una colección de imágenes obtenidas de Google Images. Cuando no queramos ver las fotos, basta con deslizar esa pantalla hacia cualquier lado para que los resultados de la web aparezcan en forma de lista. El nivel de exactitud es bastante impresionante para ser una búsqueda con control vocal.

Nueva tableta: Nexus 7

Hace unos días, Microsoft causó noticia con el lanzamiento de su tableta Surface. Google no se ha quedado atrás y hoy lanzó al mercado Nexus 7.

Nexus 7. Beware Microsoft Surface.

Esta tablet viene con una pantalla cuya es resolución de 1280×800 en HD. Posee un procesador Tegra 3 (me perdí si era quad-core o 2 dual core), que es el chip más avanzado en el mercado para móviles. Como es de esperarse, viene con una cámara frontal, conexiones Wi-Fi, Bluetooth y NFC.

La batería, siempre un problema para este tipo de aparatitos, tiene capacidad para reproducir hasta 9 horas de video en HD. ¿Su peso? 340 gramos.

No sé hasta qué hora va la conferencia, pero este es el link para verla en vivo: http://www.youtube.com/user/GoogleDevelopers/iolive

Enjoy.

Aniversario del IPEN y desarrollo nuclear en el Perú


Entre otras noticias del mundo científico, como la bala que se dirige sola, hoy es el aniversario del único centro nacional de investigación científica sobre energía nuclear, dependiente del Ministerio de Energía y Minas. Muy pocas veces volteamos la mirada hacia el trabajo silencioso pero importante de lugares como estos.

Edificio del Reactor RP-10 y Laboratorios Auxiliares

Aunque ciertamente hay muchas tareas pendientes para mejorar su performance, el IPEN ha mantenido una trayectoria de trabajo pareja que merecerá más atención de aquí a unos años. Mejor empezar desde ahora, ¿no?

Rolando Páucar: “Aniversario del IPEN, momento de reflexión”  

 Por :  Melissa Rivera Vela

El Instituto Peruano de Energía Nuclear (IPEN) ha demostrado que en 37 años  de funcionamiento, la energía nuclear  no ha representado un peligro inaceptable  para las personas, ni para el ambiente  si se cumplen  con las normas respectivas nacionales e internacionales. Es por ello que nada ha sido capaz de detener su futuro, manifestó el físico nuclear Rolando Páucar Jáuregui

“En el IPEN se cuenta con profesionales de gran calidad profesional que realizan investigación de nivel, muchos de ellos en las áreas de física química, ciencia de los materiales, ingeniería nuclear, aplicaciones en minería, industria y medio ambiente, aplicaciones en medicina y biología, seguridad y protección radiológica, instrumentación científica,  todos estos trabajos se suman a los servicios directos e indirectos que realiza el IPEN en las diferentes actividades de desarrollo nacional”, precisó.

Rolando Páucar es un convencido de que el futuro del IPEN es brillante  y el trabajo que  tiene por hacer a favor del país es importante. “Es por ello que sus actuales autoridades deben mantener  el desarrollo nuclear  y promover nuevos proyectos “, sostuvo el experto.

“Sin embargo existen algunos temas pendientes en el IPEN que deben ser tratados como prioritarios, pues si estamos abogando por un desarrollo nuclear sostenible y su futuro prometedor, debemos ser capaces de establecer un marco legal que respalde y asegure que las prácticas nucleares se cumplan bajo estrictas normas de seguridad. Es imprescindible imprimir un dosis adicional de esfuerzo en la tarea de la supervisión y fiscalización, tarea realizada por el ente regulador de las actividades nucleares en el país, la Oficina Técnica de la Autoridad Nacional (OTAN)”.

“En la actualidad la OTAN, que es el órgano regulador y fiscalizador de las actividades nucleares se mantiene ligada al IPEN. En mi opinión la OTAN debería pasar al Ministerio del Ambiente de modo tal que sus funciones las cumpla de manera independiente y autónoma de cualquier empresa usuaria de fuentes radiactivas”, agregó.

Relacionados:

Veintitrés años de energía nuclear en el Perú

Rolando Páucar: “Energía nuclear es llevadera y limpia para la región”

Energía nuclear: Chernobyl, Fukushima y Perú