Entrevista: ¿Y quiénes son estos de El Panfleto?


Mientras los correos personales de René Cornejo (el expresidente del Consejo de Ministros, por si no se enteraron) eran descargados por periodistas y chismosos gracias a una travesura -delito, como quieran llamarlo- de LulzSecPeru, yo tenía en mis manos (léase, en mi bandeja de Gmail) algo diferente (¿e igual de inservible?): toda la verdad y nada más que la verdad sobre los orígenes y planes de El Panfleto, uno de los sitios web peruanos con las “noticias de mentira” más políticamente incorrectas que podrán encontrar en nuestra fauna virtual.

¿Ya se enteraron de que Yola Polastri podría llevar a la ruina a las AFP? ¿Saben que en la Clínica Veterinaria de San Marcos, si llevas a tu perrito, te lo devuelven soviético? ¿Ya conocen la historia de la chica del San Silvestre y su novio que se excita con las secretarias de Cimax?

Las tres notas son divertidamente ofensivas y ninguna de esas historias son de verdad, claro #ohwait. En elpanfleto.pe, la sátira es la única realidad. Los estereotipos, incoherencias de discurso y malas costumbres peruanas son sus mejores formas de retratarla. Y hay señales de que les funciona: solo esas tres notas han sido compartidas 18 mil veces en Facebook.

Así que esta semana, por capricho de mi curiosidad, les envié un correo-entrevista para ver quiénes están detrás de este proyecto. Porque será (parece nomás) un hueveo, y aunque no son los primeros en hacer algo así, les veo un potencial de crecimiento al nivel Chigüire Bipolar (clic para que te enteres). Oh sí, #soyguru.

elpanfletoportada

Los orígenes

“La idea empezó el 2010, en San Marcos. Era año de elecciones universitarias, y Arnulfo –el fundador–, era un triste y anónimo cachimbo de Antropología. Él, con su enamorada de aquella época, deciden comenzar a redactar unas cinco o seis noticias con las cuales reírse de los estereotipos y taras de la facultad y, en general, de la universidad”, cuenta el equipo de El Panfleto.

Es así que esta idea ve la luz en el 2011, en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (siempre con un presupuesto menor que el año anterior, en pro de la educación, ¿no?), como una hoja de Word bien fea (sorry chicos), pero con titulares ingeniosos del tipo “Conferencia: Marx y la problemática de ‘Al fondo hay sitio'” o “Comité de Comensales exige estatización de Mundo Light”. En ese entonces, su público objetivo era uno: estudiantes de San Marcos (aunque si eres de la PUCP -aka PUKE- también lo entiendes).

“Luego de la primera edición decidimos abrir un perfil en Facebook, que es la madre de la actual página“, continúa El Panfleto con su historia. El papel les duró solo para tres ediciones (se aburrieron, de hecho) y lanzaron la web en diciembre del año pasado. “Cuando la abrimos, arrastramos a nuestra portátil del primer perfil. No éramos un tema nuevo, pero nuestras metas sí: salir de la universidad y abrirnos, desde Aracataca hasta Pelotillegüe”.

Diario sanchezcerrista del Perú

Algo que me llama la atención es que se definen tomando un referente curioso: Luis Miguel Sánchez Cerro. Hay, pues, que conocer un poco de historia para entender este rollo. El señor Sánchez Cerro era un piurano, militar y nacionalista, que llegó ser presidente del Perú luego de acabar con el oncenio de Leguía. Fue uno de los militares que más hizo sufrir a los apristas, allá en los años 30: mató a varios líderes del APRA en Trujillo, en una masacre histórica. Coloquialmente, sería un facho. Las “masas” lo amaban por sus políticas populistas y la oligarquía, lejos de marginarlo por ser cholo, supo sacar provecho de su cargo hasta que un balazo aprista lo mató.

Entonces, ¿cómo se come eso? ¿Por qué ser un diario sanchezcerrista? Esta es su explicación:

Porque cuando empezamos a expandir el proyecto, mucha gente que no entendía nuestras huevadas nos tildaban de “fachos”, sobre todo porque solíamos usar términos como “Ay, qué serrano eres”, para evidenciar las falencias y discursos frecuentes que muchos, en nombre de lo políticamente correcto, omitían, pero sentían. Ante los vicios sexistas, racistas, clasistas y xenófobos, la frase “esos de El Panfleto son unos fachos” era muy usual… Y decidimos jugar con eso: “sí, señores, somos el órgano fascista por excelencia en el Perú”. Es obvio que no lo somos. No se come en vano en una charola del comedor de San Marcos o la UNSA.

“Tira d oziosoz, baian a travajar! agan algo en la bida”

Lo último, como era de esperarse, lo dejo para casi el final (pa que leas, pues). ¿Quiénes son estos de El Panfleto? ¿Son una tira de ociosos que no hacen nada por la vida? No me han dado su DNI (lo siento, sé que lo querían), pero saquen su línea:

Tenemos un periodista de medios con línea editorial comprada –tú sabes quién chucha eres–, dos consultores que trabajan en entidades del Estado –no te vamos a decir dónde, porque son CAS–, un psicólogo que juega con niños –oh, Maycol–, un politólogo profesor universitario y los otros tres frilean en entidades privadas. Uno, del team arequipeño, se nos acaba de largar a Estados Unidos a hacer el posgrado.

Todos son de la San Marcos, la PUCP y la San Agustín de Arequipa. Ah, y aunque “El Panfleto” fue un nombre puesto por una mujer (la ex de Arnulfo, al parecer), en el equipo solo hay hombres: “un piurano, un chachapoyano, un ileño, un barranquino, un huancaíno, un arequipeño, un sanmiguelino y un chico de cono que vive por allá, por Comas”. ¿Quieren mujeres? Sí, pero los han choteado. “Hemos convocado a mujeres geniales, ácidas e impresentables, pero siempre se abstuvieron”, cuentan, apenados. Esta semana, según me florean, han recibido el mail de una chica que quiere ofrecerles sus servicios editoriales #vamoschicos #sísepuede.

I have a dream

Varios aquí son una suerte de “jóvenes promesas” en sus carreras que no quieren serlo. Quieren renunciar a todo y dedicarse a El Panfleto, a huevear y sentirse más embarrados de mermelada que Marco Sifuentes o gurú 3.0 que intenta quebrar huelgas de Ripley captando periodistas influyentes.

Pero el plan real es “expandirse”, como diría en una nota de negocios: “nuestro proyecto apunta a convertirse en un medio que ampare la intolerancia y las malas maneras de varias regiones. Ya comenzamos con Arequipa y Trujillo, pronto nos extenderemos a Cusco, Iquitos y Piura”. Un nicho interesante.

Y por si fuera poco, pretenden hacer plata. “La idea es monetarizar en el corto plazo, ya hay planes. Pero también hay planes para que esos ingresos no limiten nuestra libertad”. Ahí la cosa está jodida, digo yo,  si sigues el modelo de negocio editorial que te enseñaron (o pensaste que aprendiste) en la universidad. Pero ellos son contundentes: no quieren acabar en La Mula o Espacio 360.  Con la consigna de que “las noticias de mentira dicen más verdades que las otras”, de risa en risa, pueden ser cosa seria. Veamos qué sale. Por lo pronto, ¡qué viva la sátira!

DEBES SABER:

– En junio, El Panfleto tenía 4 mil fans en Facebook. En ese entonces, tenían una media de 6 mil visitas al día (ojo, no son usuarios únicos). Hoy tiene más de 10 mil suscriptores en Facebook.

– Mientras difundían el post “Soy del Saint Silver, pero a mi novio le excita disfrazarme de secretaria de Cimax”, se les cayó el servidor por unas horas. Por ahí leí que fue un ataque DoS (algo así como sobrecarga de ancho de banda).

– En El Panfleto se respetan las reglas ortográficas. Algo que ya no muchos aprecian y que en el tiempo, tal vez, se dejará de enseñar en las escuelas #ApocalipsisNow.

– Otros adeptos de la sátira como El Panfleto son: The Onion (EE.UU.), The Borowitz Report (EE.UU, en The New Yorker), El Chigüire Bipolar (Venezuela), El Cenicero (Perú).

4 pensamientos en “Entrevista: ¿Y quiénes son estos de El Panfleto?

  1. Genial la entrevista. Siempre es bueno conocer a la gente que llevó el “puta deberíamos” al “puta lo hicimos”.

    Lo de la caída de la web (se conjetura que) fue por un ataque DDoS, el cual consiste en chapar un programita que se dedica a simular peticiones de acceso a la web, como si un millón de tipos quisiesen entrar al mismo tiempo. El servidor (sobre todo si la web no es grande) tiende a colapsar dado que no está diseñado para soportar tanta “clientela”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s