27/01: Claves para no pensar que el fallo de La Haya es el Día del Juicio Final


Cómo será de latoso este tema que tengo recuerdos de haber hecho un informe sobre el mismo -titulado “diferendo marítimo entre Perú y Chile”- en el colegio, por allá en el 2004 o 2005. Nunca imaginé que esto me perseguiría hasta mis albores periodísticos. fallo de la haya Admítelo. Es genial poder especular sobre los “posibles escenarios tras el fallo de La Haya” y reclamarle al Gobierno “estar preparados” cual segunda Guerra del Pacífico, vapuleando los esfuerzos diplomáticos por llevar la fiesta en paz. Y si algo sospecho es que pensar en escenas dramáticas de patriotismo exaltado también es divertido porque parece una película (y eso vende). Nada más.

Pero el caso de Perú y Chile en La Haya no es realmente un “si pasa en TNT, pasa en la vida real”. De hecho, es un litigio que ha seguido un riguroso proceso de preparación, donde se ha invertido harta plata (pendiente para investigar) por ambos países para contratar a juristas A1 que defiendan sus casos. Y si el fallo es favorable para uno u otro país, lo más probable es que se acate (a regañadientes, tal vez).

Incluso creo que el tema serio está en dos preguntas -sí claro, según yo: ¿cómo y cuánto tiempo tomará realmente acatar el mandato de La Haya? Ojo al piojo, gente súper informada: El meollo del diferendo marítimo no se acaba una vez que la lectura de la sentencia termina.

Repasemos, entonces, las claves para que este 27 de enero no sea el fin del mundo como lo conocemos:

1. ¿Antecedente? Colombia y Nicaragua

OK, pongamos los puntos sobre las íes: el caso no es exactamente el mismo (¿alguno podría serlo, acaso?). Pero vale la pena recordar la reacción del presiente colombiano, Juan Manuel Santos, cuando recibió la noticia de que Nicaragua había ganado derechos económicos sobre 75.000 kilómetros cuadrados de mar Caribe:

Bueno, no pasó nada. No se pidió una revisión del fallo que, por si acaso, ratificó a Colombia la soberanía sobre sus siete cayos en el Archipiélago de San Andrés. Un reportaje de La Tercera de Chile muestra que se está aplicando el fallo y otra nota de El Tiempo de Colombia explica mejor qué pasó.

2. Cuidado con lo que escuches: no es oficial

Para los bilingües y demás políglotas, así como los traductores e intérpretes profesionales, lo que voy a decir puede no ser un secreto: una interpretación simultánea no es infalible.

Algo que ya se ha dicho en los medios -vamos, en algo hay que creerles- es que la interpretación de inglés a español no es oficial. Por lo tanto, habría incluso que esperar a una traducción oficial (en papel) del Gobierno para entender al detalle lo que dicta el fallo.

¿Te quieres aislar del mundo y escuchar la sentencia sin los comentarios del conductor del noticiero? Podrás verlo en vivo en la sección Multimedia de la web de la Corte Internacional o en esta otra sección de las Naciones Unidas. Enjoy.

3. “Todo se gana o todo se pierde” versus “fallo dividido”

Si a alguien le creo en estos asuntos es a Farid Kahhat. He conversado con él -demasiado, diría yo- para hacer las notas típicas de “los escenarios post-La Haya” y creo que puedo resumir su predicción en algunas líneas:

Son 38 mil kilómetros cuadrados de mar territorial y de zona económica exclusiva que están en juego. Si la Declaración de Santiago no es reconocida como un tratado de límites, Perú ganó lo fundamental y Chile perdió todo. Pero, también hay otros dos temas. Un “triángulo externo”, donde 28 mil km2 irían para una de las dos partes y la definición del inicio de la frontera marítima, donde también hay desacuerdo.

Ahora bien, para aguarles la fiesta, realmente todo esto es un puro ejercicio mental para vender algo de noticia que no sea Alan García hablando todo el día. Como dice el presidente chileno, “nadie sabe el contenido del fallo”. [breaking news total :P]

4. Líos de privados

Esta vez no se trata de la concentración de medios (felizmente). Pero igual hay que tomar el tema con pinzas. Mucho se viene publicando/hablando sobre el grupo Angelini y su firma pesquera Corpesca, la segunda mayor productora de harina de pescado a nivel global (en términos de volumen). El triángulo externo en disputa representa un 30% de su negocio, y por ahí hay temores de que ejerzan presión sobre el Gobierno chileno si el fallo no es favorable para sus labores.

Claro, el temor se basa en un antecedente: el diario La Tercera reportó que el grupo Angelini ha colaborado con documentación para la defensa de Chile en La Haya, para demostrar que sus actividades están dentro del “hecho y derecho”. Empresa y gobierno unidos (bueno, tampoco es tan raro para Chile, imagino).

Pero si miramos el caso de Colombia, donde Nicaragua obtuvo derechos económicos en una zona del mar caribeño, los países con actividades pesqueras ahí ya han empezado a pedir permisos a Nicaragua (según dicen en ese país). Y los pescadores colombianos siguen ahí. De hecho, el mismo Angelini no considera que las pesqueras peruanas aprovecharían “tan bien” el triángulo externo, por la distancia con el puerto de Ilo y los costos de operación. Entonces, ¿cómo quedamos, amigos de Corpesca: se sienten o no “amenazados” al final?

Bonus track: Tranquilos y atentos, que no habrá guerra así querramos; y si la hay, la perderemos (can’t handle the truth?) Así que cuando salga el fallo, recen para que esta vez Ollanta Humala sí LEA un discurso en vez de alocarse con sus ideas (¿?), no icen banderas y cierren el día buscando en Google lo que estos especialistas hayan dicho: Juan Velit, Óscar Vidarte, Fabián Novak, Farid Kahhat y Enrique Bernales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s