La Parada: entre la autoridad y los caballos


Ayer todos nos quedamos medio trastornados por la cantidad de choros que salieron a ‘defender’ a su querido mercardo de abastos y bueno, a robar todo lo que encontraron a su paso, hiriendo a policías, periodistas, fotógrafos y… caballos.

¿Por dónde comienzo? Digamos, por el final. Dos muertos (de 20 y 32 años) y más de 100 heridos: tres menores de edad, dos mujeres, unos 66 policías y otras cuarenta y algo personas que fueron tratadas en el Hospital Dos de Mayo. Sin olvidar las pérdidas económicas de más de un millón de soles, según los comercios de Gamarra afectados por los robos de los delincuentes.

Los caballos y yeguas de la Policía Montada también la vieron negra, en especial Lamar, la yegua que tuvo que ser sacrificada. Esta práctica, que es realmente la más ‘humana’ y dentro del protocolo para los animales en estado irrecuperable de salud, ha despertado reacciones como esta:

Lo cual no tendría nada de malo si no fuera porque fue publicada con este mensaje: “Los animales no son armas”. Let me break the news for you, Generación Joven PPK (que colgó la foto en su FB): ¿cuándo se dijo que la Policía Montada usa a los animales como armas? ¿Se dieron cuenta que quienes tenían armas de largo alcance eran en realidad los delincuentes que arrasaban con todo a su paso?

Que los caballos hayan terminado en una situación de violencia no quiere decir que hayan sido llevados ahí con la intención expresa de ser escudos (o armas, claro, es diferente también), que es lo que el mensaje en defensa de los animales parece decir: “han usado a los pobres e indefensos (podrían matarte si quisieran) animales -que no ‘entienden’ qué hacen- como armas”.

Back to the human

Ahora pasaremos a las personas: los fotógrados, camarógrafos y periodistas que fueron a cubrir esta absurda violencia. Qué héroes, debo decir. Incluso un cámara de Canal N mandó todo al carajo y quiso defender al policía caído que tanto conmocionó en las noticias.

Otro camarógrafo, esta vez de TV Perú, aún está en riesgo de perder la oreja (felizmente que no fue culpa de ningún caballo porque ahí sí que se arma la guerra). Una fotógrafa de La República, que espero  esté bien, hizo una de las capturas más avezadas que he visto hasta ahora en Lima:

Melissa Guevara / La República

En algún momento del día vi un comentario en mi timeline de FB que cuestionaba la actitud de los periodistas en situaciones como esta: “¿Por qué no dejaron de hacer lo que estaban haciendo para ayudar a los policías?” Creo que es más que obvio que si dejaran de hacer su chamba entonces, querida, jamás te enterarías qué coño está pasando ahí, ¿no? ¿O me van a decir que saldrán ustedes mismos a ver lo que pasa? Y cuando lleguen ahí, ¿qué harán? ¿Llamar a las Fuerzas Armadas? ¿Quién dice, “llamar a la prensa” a la una, dos…? Creo que mi punto está claro.

Ahora, no faltará el que diga: “ay, pero como el chico de Canal N sí fue a ayudar”. Obviedades: siempre existen excepciones. Y qué afortunada que fue esa, por esta vez. No es que los periodistas sean menos solidarios por no hacer algo que no les corresponde: quien logra hacer más de una cosa, ciertamente, es motivo de orgullo pero no la regla.

¿Autoridad?

Luego comenzó la bataola de opiniones y bandos entre “los que quieren la revocatoria también quieren el indulto” (o algo así), “dejen de hablar de caballos cuando hay delincuentes sueltos” y “esto es culpa de Villarán”.

Nunca olvidaré el siguiente diálogo [escuchado en un medio cuyo nombre ya olvidé]:

– Periodista: Señora, ¿qué ha pasado aquí?

– Señora: Todo esto es culpa de Susana Villarán. Esa señora es MALA.

Entonces, después de que ‘todos’ se quejaban de por qué Villarán no salía a hablar a los 5 segundos del estallido de la violencia (estando de viaje, ¿alguien tuvo en cuenta ese detalle?), hoy por fin habló:

“Yo asumo la responsabilidad […] No es un operativo de desalojo. Aunque no se podía intervenir para bloquear los accesos que conducen a los camiones que están impedidos de ingresar a la zona rígida. Hay normas que dicen que ese no es un mercado mayorista. Era un operativo de contención“.

Villarán aseguró también que esta intervención fue planificada con mucho cuidado. Hasta el momento, no he visto a ningún especialista en ‘inteligencia’ tratar de ensayar qué pudo salir mal. ¿No pensaron que tal vez los choros se unirían a la fiesta? ¿Qué declaraciones han sido realmente explicativas aparte del “condeno la violencia”, “ahora sabemos con qué mafias estamos tratando”, etc.?

Habría que aceptar, también, que nadie parece comprender la implicancia de una Ordenanza Municipal, dado que es una figura sistemáticamente quebrantada: incluso en Metro de San Borja, donde la entrada que da al Jr. Alvárez Calderón es zona rígida, entran camiones para surtir el supermercado. Por eso, tampoco es de sorprenderse que a nadie le importe un pepino la Ordenanza vigente que le quita a La Parada su estatus de Mercado de Abastos.

Sumémosle a todo esto el largo historial de alcaldías, con la de Luis Castañeda a la cabeza, que se han enriquecido del desorden de Lima. Y a eso agreguemos la reacción absolutamente no relacionada a lo que ha sucedido: “Desactiven la Policía Montada”.

Lamentablemente, este operativo de contención, mientras no se den explicaciones que dejen de camuflarse en “condeno esto y lo otro”, quedará para la historia como una una tragedia sin razón de ser. Y las posturas totalmente fuera de foco tampoco ayudan (estamos hablando de un reordenamiento de la ciudad, por si acaso).

Terminando con las cosas desatinadas, un recuerdito (1997) sobre cómo estuvimos todos aún más locos alguna vez: la Policía Nacional se enfrenta a Alberto Andrade en pleno intento de reordernar el comercio ambulatorio en el Centro:

2 pensamientos en “La Parada: entre la autoridad y los caballos

  1. Estos salvajes que atacaron a los policias en la parada no son comerciantes son delincuentes, pandilleros,rateros y demas vandalos que controlan impunemente la parada ya que esa zona de la parada esta dominada por delincuentes mafiosos y sicarios la municipalidad deberia de hacer algo para acabar con esta mafia delincuencial que opera impunemente en la parada no permitamos mas violencia…

  2. Pingback: ¿Pendientes para el 2013? | Con y Contra Todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s