Gastón Mansilla: la defensa propia en una ciudad pusilánime


Se abre el debate sobre cómo actuar –sin ser detenido en el intento– ante la inseguridad ciudadana en Lima

Gastón Mansilla detenido - Foto: Peru.com

¿A quién no le han robado? Sea de manera sigilosa, sin causar el menor rasguño, o de manera violenta, con moretones y sangre por doquier. Si a algún limeño no le ha sucedido aún, de seguro conoce al menos una persona cercana víctima de un asalto, ya sea con arma blanca o de fuego.

Hace un par de años, y de manera más prominente durante las elecciones municipales, varios medios de comunicación reportaban la preocupación de la ciudadanía ante la seguridad ciudadana. Jaris Mujica, reconocido antropológo e investigador peruano, dijo alguna vez que los índices de delicuencia en Lima no eran nada comparados con otras ciudades latinoamericanas, que las notas policiales  en TV o periódicos eran casos aislados y proyectaban –efectivamente– una sensación de inseguridad exacerbada.

Puede que esté en lo cierto, pero los casos aislados que muestra la cobertura periodística reflejan la particularidad de la delincuencia en Lima: asaltos “menores” a plena luz del día, con un bajo índice de captura efectiva y con altas probabilidades dejar libres a los asaltantes.

Un ejemplo: ¿han notado qué sucede en el transporte público cuando los ‘choros’ salen corriendo con la cartera o billetera de alguien? Nada. Muchas veces ni corren: salen caminando del bus de lo más tranquilos. Es muy probable que el cobrador y el conductor reconozcan a los asaltantes, pero siempre los dejan pasar y más aún salir con lo robado entre sus manos.

La noche del sábado 7 de enero, Gastón Mansilla, un estudiante universitario, se defendió antes dos delincuentes que intentaban asaltarlo, disparándole a uno de ellos. La otra ‘versión,  como dice la hermana de uno de los ‘choros’, fue que Mansilla defendió a otra persona que estaba siendo asaltada. Sea como fuere, murió uno de los asaltantes y el robo no se llevó a cabo.

No eran niños, ya que incluso uno de ellos era un prontuariado delincuente: Víctor Ríos Acevedo, AKA ‘Niño Viejo’, y Christan Arena, sindicado como cómplice.

Ante la mirada perpleja de la capital peruana, Mansilla fue detenido y enviado al Penal San Jorge –ahora Penal para Reos Primarios de Lima–, aunque leí que no estuvo en una celda para evitar contacto con los presos (felizmente). Este hecho capturó rápidamente la atención de los medios, y gracias a ello se le dio voz a los padres de Gastón. Aclararon que el joven portaba un arma de manera legal y que esa fue la primera vez que la usó.

Declaraciones irrisorias 

Me parece bizarro —oui, vraiment bizarre— que la hermana Christian Arena tenga las bolas de salir a declarar a la prensa en contra de la conducta de Mansilla, casi como si pidiera piedad por cómo fue asesinado ‘Niño Viejo’, a “sangre fría”, según sus palabras. Su hermano, muy valiente él, forcejeó con Mansilla –¿en obvia defensa de su amigo el asaltante?– y fue ahí cuando la policía intervino.

Cuando leí lo que esta chica dijo pensé:

¿me parece o ella está tratando de justificar la detención de Gastón porque ‘se metió’ a defender a otra persona? Es un pensamiento de tipo “si a ti no te roban, ¿entonces por qué te metes?”

Para que se nos caiga la cara, ¿no?

El dilemma

Hemos llegado al punto de tener que poseer armas para sentirnos seguros. Yo misma cargo un pepper spray después de una desagradable experiencia en un taxi. ¿Alguien recuerda alguno de los documentales de Michael Moore sobre este tema? Anyone? Bueno, el debate de la legítima defensa al fin parece ocupar la agenda mediática en Lima, pero con un tono más testimonial que aclarador.

Tal vez es solo mi impresión, pero se ha entrevistado a los abogados fugazmente para averiguar cómo iba el trámite de liberación de Gastón, y se descubrió que se usó una ley derogada hace nueve años para sustentar la detención del joven. Todo lo demás ha sido ver la cara de la madre y del padre contando los pormenores del caso.

Sólo la Defensoría del Pueblo ha echado un poco de luz legal sobre este asunto. ¿Se estaba defendiendo de manera legítima Gastón, aunque el asaltante tuviera un arma blanca y él, una de fuego? Veamos su posición al respecto:

[…] la Defensoría del Pueblo advirtió que el órgano jurisdiccional no había evaluado suficientemente la existencia o no de la legítima defensa, invocada por el estudiante. En ese sentido, [el Defensor (e)] recordó que, de acuerdo con la Ley Nº 27936, “cuando existan indicios válidos de legítima defensa, el juez debe imponer mandato de comparecencia y no un mandato de detención”.

Conclusión: parece que Lima, a pesar de la inseguridad ciudadana que todos parecen percibir, no se había enfrentando aún ante la preguntas: ¿qué pasa si me defiendo?, ¿cómo puedo defenderme?, ¿debo defenderme? 

Peor aún, nuestro Poder Judicial no tiene en claro un tema tan delicado y primordial para combatir la delincuencia. En mi mundo ideal, no debería sentirme obligada a cargar un arma de defensa personal, ¿pero qué hacer en una ciudad donde la gran mayoría no voltea si quiera a defender a una mujer siendo acosada en un bus? ¿Qué hacer en una ciudad donde todos bailan con su propio pañuelo?

Más allá de la indignación y otros sinsabores emocionales, al menos se debería asegurar un mínimo de claridad sobre la legislación en torno a la defensa legítima. Nadie espera que esto se convierta en un Western, pero sí se espera que no se cometan vicios legales como en el caso de Mansilla. Hoy, este joven será libre de nuevo. ¿Se sentirá realmente así luego de esta experiencia?

Más:

Gastón Mansilla: “Me siento indignado, en este país no hay justicia”

Un pensamiento en “Gastón Mansilla: la defensa propia en una ciudad pusilánime

  1. Actuar en Defensa Propia no solo es justo sino necesario, al parecer algunos “jueces” pretenden convertir a los delincuentes en heroes y a los que solo nos defendemos en villanos.

    Creo que una buena solución a las armas es aprender Artes Marciales y usarlas como Defensa personal.

    Atte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s