Rápida revisión al ‘giro de gobierno’


Hace un momento terminé el segundo capítulo del libro La verdadera historia del Club Bilderberg. Es un libro que me regaló @sancheztweets y cuya lectura tuve que postergar por cosas menos importantes pero, muchas veces, obligatorias. Me hizo pensar en qué cosas pudieron haber sucedido en el interín de este gobierno para planear/provocar/preparar ese “cambio de giro” que ahora se viene con la reciente renuncia de Siomi Lerner, ahora expresidente del Consejo de Ministros.

The Twitter scoop
Está de más decir que Twitter fue el lugar de la ‘primicia’. Apuesto que todos los que estábamos revisando el TL nos sentimos lo máximo porque sabíamos antes que ‘los demás’ que algo grande estaba por suceder. Incluso vi algún tweet de un periodista de @larepublica_pe por ahí que reclamaba ser el autor de la que ahora es LA NOTICIA del mes: Lerner Guithis renuncia a la PCM.

En unos cuantos minutos ya sabíamos que otros cinco Ministerios se quedarían sin titular y, como era de esperarse, se empezaron a barajar nombres para su reemplazo. Nadie acertó. El ministro del Interior, Óscar Valdés, terminó siendo el reemplazo de quien fue Premier por tan solo 136 días. De todos los tres gobiernos que recuerdo con alguna conciencia, no he visto cambio tan brusco y repentino de gabinete ministerial… Pero, ¿fue este cambio verdaderamente así de inesperado?

Los que andamos medianamente enterados de la coyuntura política y conocemos personas de este círculo paralelo de la  sociedad no estamos así de sorprendidos como las portadas de los diarios y los noticieros lo han mostrado. El cuestionado  proyecto Conga, la fallida representación del Ministerio de Ambiente y el caos mediático que siempre sucede en estas situaciones de conflicto daban ya algunas pistas de que las cosas no podían quedarse como estaban.

Preguntas sin respuestas 
¿Se habrán reunido todos los ministros que han renunciado a su cargo a ver qué otras soluciones habían? ¿Les habrá dicho Ollanta Humala que hasta ahí nomás llegó su ciclo de vida? ¿Será que el presidente tiene la necesidad casi innanta de gobernar rodeado de gente con formación militar, como lo sugirió Rosa María Palacios (@rmapalacios) en un tweet?

Ya no recuerdo dónde ni cuando, pero la expresión “giro de gobierno” saltó por algún lado en toda la marea de noticias que se publicaron sobre este tema, lo cual me hizo pensar en algunas frases usadas en la carta de renuncia de Lerner: daría un paso al costado para dar las condiciones y libertad al presidente de tomar las decisiones que requiera (o algo así). Me parece una explicación demasiado superficial e insuficiente para renunciar, lo cual implica que hay que leer este asunto entre líneas.

Me pregunto si no habrá habido alguna especie de acuerdo sobre el ‘tiempo de vida’ de este gabinete desde un principio. Siempre me llamó la atención que Ollanta haya designado a una figura sin trayectoria ‘pública-popular’ para el cargo de PCM, pero me pareció acertado puesto que era una persona conocida en el círculo político y empresarial del país (hasta donde tengo entendido).

Con todas las expectativas que se cirnieron sobre el brand-new gobierno humalista en julio, no descartaría la posibilidad de que se haya eligido a algunos ministros por otras razones adicionales a aquella de ser ‘personas de confianza’. Se tenía que preparar el terreno y explorar bien el asunto antes de gobernar (¿verdaderamente?). El asunto por resolver ahora es si la presencia de Lerner en el gobierno representaba realmente un freno a la ‘libertad’ del presidente desde un principio o si tomó ese rol mientras se desarrollaba en conflicto Conga-Cajamarca.

Ahí va mi teoría de la conspiración, con todas las licencias que la ficción me permite hacer. Esperaré a que salgan más por ahí para linkearlas a este post también.

Recomendados:

¿Por qué salió Lerner? – Mirko Lauer

4 pensamientos en “Rápida revisión al ‘giro de gobierno’

    • Sí, la verdad es que es muy probable. Estoy leyendo ahora la Jerarquía del Comité de los 300, de Coleman. La de Estulin, tal vez porque lo leí en español, me pareció muy emocional por ciertas partes. La de Coleman, que esta vez lo tengo en inglés, parece tener la cabeza más fría, al menos en el primer capítulo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s