Marca Perú: de afuera para adentro


Para los que andamos con la curiosidad –poco fundamentada– de urgar en las redes sociales virtuales, nos topamos con un video resultado de una campaña que tiene una peculiar forma de marketear al Perú: ir a lugares homónimos de nuestro país alrededor del mundo y darles una muestra de lo que es la cultura peruana original.

Es increíble cómo en pocas horas este video obtiene tráfico, links y otras referencias que (los algoritmos de Google también hacen su truco) logran 56,600,000 resultados al googlear “marca peru” (sic).

Esta iniciativa nace durante la gestión de Mercedes Aráoz en el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo, en el 2009. En marzo de este año, en esta entrevista que le hizo RPP al actual ministro Eduardo Ferreyros, se anunció el lanzamiento de Marca Perú, proyecto que busca “posicionar al Perú en el extranjero y recoge atributos para el turismo, el comercio exterior y las inversiones”. Hoy, el documental que muestra el making-of del proyecto ya cuenta con más de 3000 visitas.

Me enteré de esta iniciativa a principios de este año, cuando este video comenzó a circular en YouTube, pero no imaginé que estaban tramando algo más grande. Con un buen manejo de las imágenes y de la banda sonora, este spot deja un mensaje claro sobre lo que se podría esperar del documental Marca Perú. Ahora ya cuenta con más de 49 000 visualizaciones:

Pero, ¿qué diferencia esta estrategia de la típica “ven a visitar el Perú”? En pocas palabras, que se dirige a dos tipos de públicos: el que está fuera y dentro del país, pero de yapita lo (re)posiciona culturalmente entre los connacionales, con el argumento de demostrar que todavía tenemos razones para cantar “tengo el orgullo de ser peruano y soy feliz”.

En alguna conversación que tuve con un amigo extranjero, que ya vive como casi medio año en Lima, surgió la pregunta de por qué los peruanos nos alucinamos lo máximo, especialmente cuando ves noticias gastronómicas cinco veces al día en El Comercio. “Es un problema de autoestima”, me dijo.

Viéndolo desde una perspectiva de “necesito repetirme que soy lo máximo para creérmelo”, es muy probable que tenga razón.

Sin embargo, si lo vemos desde la perspectiva de “tengo esto que mostrarte y quiero que lo conozcas”, el asunto puede cambiar un poco. Es como cuando uno ve algo sumamente interesante y le da unas ganas incontrolables de compartirlo. Eso no implica revalorizar el contendo, pues no es que haya perdido valor en algún momento, sino que simplemente es algo que sabemos tiene alta probabilidad de ser “desconocido” y eso debe remediarse.

Lo primero se da, por supuesto, en un nivel idealizado-cultural. Por otro lado, está la cuestión de la inversión como crecimiento económico. Según la consultora Future Brand, Perú fue catalogado como la tercera marca más importante del mundo. La noticia empezó a circular en noviembre de 2010 y ha servido para marketear al país que, debemos admitirlo, será siempre necesario mientras sigamos siendo país de tercer mundo.

En fin. El único comentario que me queda hacer sobre este documental de 15 minutos es que su realización es verdaderamente sobresaliente. Por supuesto, la impresionante fila de comentarios diciendo “viva el Perú carajo” y “seguramente los chilenos le pusieron dislike al video” (tremenda estupidez) no se hicieron esperar.

Por ahí dejé mi comment halagando la buena combinación de escenas y cómo han logrado armar un producto que muestra de manera divertida –con un elemento metafórico de transfondo del tipo “Peru meets Peru“– que no hemos dejado de lado nuestra pachamanca, acompañada ahora de una Inca Kola. Aparte, se puede observar prácticamente todos los elementos culturales de las tres regiones por igual. Un aporte bastante equitativo de lo que se podría mostrar del Perú en su lado bonito.

Es cierto que el Perú tiene problemas transversales que nos deprimen todos los días. Los que estamos más pegados al flujo de noticias del interior del país lo sabemos mejor que nadie, y peor si es que hemos viajado a provincia. Sin embargo, no es como que un país debe ser todo felicidad-perfección para recién empezar a creer que varias cosas están cambiado para bien.

Nosotros somos los protagonistas de nuestra propia historia. Ya sabemos como hemos sido. Cómo seamos en el futuro ahora solo depende de qué hagamos hoy. (oh yeah, este es mi comentario cursi, aguántense).

El documental. Peruvians from Nebraska meet Peruvians from Peru (sounds like a Twilight series kind-of-thing):

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s