La tragedia descubre las caras de Haití


Wikipedia. Haití en el mundo.

El terromoto del 12 de enero en Haití remeció no sólo a la prensa sino al público en general. Los que estamos más lejos del Caribe tan solo podemos leer en los periódicos cómo los rescatistas peruanos ayudan a los haitianos, ver las fotos de personas desesperadas por buscar comida y militares resguardando la ciudad… Lo que queda de ella.

Pero, ¿qué era de la existencia de Haití  antes del terremoto?

Siete y 6.1 grados en la escala de Ritcher remecieron suelo haitiano. Donde antes había vida, ahora hay escombros. La gente se pelea por un poco de comida y duerme en la calle, la delicuencia acecha y los militares contraatancan. Esta es la cara actual de Haití. La mayoría de jóvenes (y no tan jóvenes peruanos) probablemente hayan visto Haití por primera vez a través de desoladoras fotos y transmisiones por televisión.  Como es de esperarse, a nadie le importa el vecino hasta que comienzas a ver  videos de él en la tele de tu casa o fotos en el periódico que lees en la mañana.

Tomé conciencia de la existencia de Haití en el año 2007. Fue en un curso de Ecología de la universidad donde supe  de la gran importancia que el ecosistema haitiano tiene para el mundo y cómo la tala indiscriminada resultaba ser, la mayoría de veces, la única forma de supervivencia de la población. Supe de los roches que tiene con República Dominicana (país con el cual comparte la isla caribeña La Española) y por eso no me resultó extraño que Rene Preval (el actual presidente) haya rechazado las tropas dominicanas como parte del envío militar de la ONU.

Averigüé también que Haití logró elegir libremente a su gobernante en el año 2006. Según The World Factbook, a pesar de que Haití fue el primer país poblado de esclavos negros en declarar su independencia en esa parte del hemisferio (1804), no lo logró avanzar mucho en la conformación de un régimen democrático por los problemas de violencia que tuvo a lo largo de su historia. En el año 2004, el presidente Jean-Bertrand revocó a su cargo y fue exiliado del país. Las elecciones se llevaron a cabo en el 2006 bajo la supervisión de una Misión de Pacificación de las Naciones Unidas.

Según el Website de la Embajada de Haiti en Washington, Haití invadió Santo Domingo en 1821 y controló toda la isla hasta 1844. En 1915 hubo una fuerte intervención norteamericana que permitió la creación de la Guardia Nacional en Haití. Las fuerzas estadounidenses se retiraron en 1934 y, tres años después, miles de haitianos residentes en la frontera con República Dominicana (RP) fueron masacrados por soldados dominicanos bajo el mandato del Gral. Trujillo.

Haití sigue siendo uno de los países más pobres de la región caribeña. Según The World Factbook, El PBI haitiano en el 2008 fue de $11.53 mil millones, lo cual lo pone en el lugar 145 a nivel mundial. El PBI de Perú fue de 247.9 mil millones para ese mismo año. El 80% de la población vive por debajo de la línea de la pobreza, y si revisamos la tasa de crecimiento de producción industrial, veremos un gran y triste 0%.

Por otro lado, si alguna vez hemos escuchado ‘Haití’ es porque es considerado un buen destino turístico. Hoteles como el Dan’s Creek, Villa Therese y Villa Creole harían olvidar a cualquiera el hecho de estar disfrutando de las mejores vacaciones en uno de los países más pobres del mundo.

 

Hotel Dan's Creek

Hotel Villa Creole

La amenza que sufre la ecología de Haití o su pobreza no es noticia nueva. Hubo un proyecto llamado “el corredor ecológico del Caribe”, que afectaría a Cuba, RD y Haití, pero parece que todo quedó en ‘conversaciones’ y en llamados a ‘unirse’ a la causa por parte de los gobiernos de cada país involucrado. El terremoto ha provocado una serie de publicaciones en diferentes medios sobre la realidad ecológica de este país. Medio ambiente de Haití necesitará ayuda a largo plazo, dice un titular de Reuters como si fuera algo sorprendente.

En fin, esa es la magia de las noticias, de la Internet, de la TV, de Twitter y de todos los grupos de apoyo a la población haitiana por estos penosos sucesos. Si un país como el nuestro, con un PBI superior y con una economía ‘creciente’ no puede aún resolver el problema de la reconstrucción total y eficiente de Pisco, ¿qué le espera a una nación pobre y prácticamente indefensa como Haití? Imagino que le queda esperar que los poderosos no se olviden de ella después del terremoto como ya lo hicieron antes de que sucediera.

Hoy se rindió homenaje a las víctimas del terremoto. Van 100.000 personas, mientras los demás (sobre)viven buscando las sobras. ¿Qué podemos hacer? Apoyar con plata (si se puede) y mantenerse al tanto (de lo que se hace y no). No hay peor castigo para un país en un mundo globalizado que ser borrado del mapa aunque aún esté ahí, con o sin terremoto. Y para los haitianos: no pierdan las ganas de seguir. Siempre se puede comenzar de nuevo.


Más info:

Haiti rejects Dominican Republic troops: envoys

Slideshow sobre Haití después del terremoto (Reuters)

Estados Unidos en Haití: una cuestión de liderazgo [francés]

Tragedia en Haití (Número Zero)

 

 

4 pensamientos en “La tragedia descubre las caras de Haití

  1. Pingback: Terremoto en Japón: la internet como fuente « Con y Contra todos

  2. Pingback: Un año sin cambios para Haití « Con y Contra todos

  3. Venimos de lejos pero no de ese desgraciado sitio.

    Hay especialistas quienes rastrean entre las causas de la debilidad social y política de este país, el tipo de tradición política emergente en los años de las colonias. Belice, Surinam, Guyana y Guayana Francesa, son otros países que apenas repercuten atención en la actualidad y comparten con Haití y República Dominicana historia y condiciones, relacionadas con la fragilidad de sus gobiernos, economía y desarrollo en general. Las cualidades de las estamentos sociales y políticos, venidos de algunos colonizadores franceses (abierta está la pregunta ¿por qué no ocurrió en Canadá?), no construyeron instituciones fuertes, necesarias en un país con una geografía hostil a desarrollos de mercados internos como sectores de exportación.

    Antes del terremoto, Haití era uno de los países con el mayor número de ONGs en operaciones. Si tenemos por delante que ya había extraído recursos económicos de países extranjeros (con España una deuda ascendiente a miles de millones de dólares), ¿qué actividades económicas sostenía al país que arrastraban tal déficit minado tanto afuera como adentro? La respuesta de este lado del hemisferio parece familiar: sobre todo, la agricultura y, apenas, la minería. La balanza comercial haitiana se sostiene en base a producción de arroz, azúcar, bananas, café y maíz. Entrados los noventas, el país apenas extraía plata. Un informe de CEPAL indica cifras de las principales actividades económicas respecto de su PBI, ubicando a la agricultura con las cifras más altas y a la minería, con las más bajas. El país también se descarrila en su sector productivo y de consumo privado. El informe anual del 2007 en Indicadores Mundiales de Desarrollo (World Development Indicators) de la World Bank, indica que el sector privado para el 2005 fue del 15,4% del PBI, cuando muchos de los países sudamericanos y del Caribe rebasaron la cifra (aparece excepcional Argentina con un 11,5%, tal vez venida así a causa de su crisis económica al comenzar la década; mientras que algunos países como Perú, con un 19% no rebasaron la cifra por mucho). Todo esto más o menos nos da un panorama de la debacle económica sin aún mencionar indicadores de pobreza, más corrientes en trabajos enfocados en este país. Debacle que guarda bastante relación con la crisis política y social vivida en el país durante los últimos años. Está demás hablar de desastres no naturales con efectos más calamitosos antes del desastre natural reciente.

    Consignando estos datos, ni siquiera se suple las faltas de informes y reportes de ese país y de los otros mencionados olvidados de Centroamérica y Sudamérica. Conque hay que hacer más turismo informativo a Haití. Un terremoto es un mejor motivo que algún concierto de esos multitudinarios aparecidos a menudo por donde vivimos.

    Como no dejamos que sospeches mucho, dejamos allanados los vínculos correspondientes a los datos citados. http://siteresources.worldbank.org/DATASTATISTICS/Resources/table5_1.pdf; http://www.cepal.cl/publicaciones/xml/1/30211/L814.pdf (p.23); http://siteresources.worldbank.org/DATASTATISTICS/Resources/GDP.pdf.

    A la próxima, vendremos por las carnavales, con las manos untadas de más betún.

    Atte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s