Reflexión rápida e inexacta sobre Fiestas Patrias


El primer mensaje a una Nación que se formó de un naciente Estado

El primer mensaje a una Nación que se formó de un naciente Estado

Dicen que ha pasado ciento ochenta y ocho años desde que se declaró la indepencia del Perú. Declaración que, por cierto, no tuvo mucha trascendencia a nivel práctico puesto que muchas cosas siguieron como si nada en casi todo el Perú. Obviamente, unas que otras personas en Lima sí habrán sentido el cambio y la trascendencia de aquellas palabras del libertador argentino. Los demás, por otro lado, siguieron con sus vidas normales de esclavitud y pago de tributo indígena. Por ahí algunos pocos recuerden las batallas de Junín y Ayacucho. Me hubiera gustado que la Independencia se celebrara un 9 de diciembre (los que entienden la trasdencia de la batalla de Ayacucho saben por qué) , pero bueno, no se puede hacer nada contra las convenciones sociales cuando están demasiado arraigadas.

Hoy los twiteros peruanos y los bloggers estuvieron muy atentos al mensaje de Alan. El Útero de Marita tuvo esa graciosa iniciativa de postear los tags del mensaje a la Nación -muy ingenioso, por cierto- y todos los demás medios digitales y radioemisoras estuvieron al tanto de la transmisión de este mensaje. Todos las miradas y las críticas se concentrarán en Alan por unos cuantos días.

Ahora es mi turno.

Rápidamente, diré que no esperaba mucho del mensaje a la Nación. Y no es que yo sea sabelotodo y sabía todo lo que Alan iba a decir. Hasta ahora, la crítica del Mensaje va hacia el hecho de que no se dijo nada sobre la lucha contra la corrupción. Eso de la corrupción, no sé ustedes, no se detendrá por más que Alan lo mencione en su mensaje (o que mencione cualquier plan o cárcel para los corruptos). No sé por qué dicen que debió mencionarlo si la corrupción está totalmente fuera de su control. No hay plan ni multa que haga que la corrupción desaparezca o “se reduzca”. Esa iniciativa está en la gente.

Acabar con la corrupción no es misión de ningún gobierno. Es misión de todos. Por estúpido que suene, es misión de todos.

Qué más. ¡Ah! Bueno, este 28 también es un gran día para los peruanos en el extranjero. Realmente, quiénes están lejos son los que más quieren a su país. A pesar de que muchos allá afuera recuerden a un Perú de ataques terroristas e inflación descontrolada, hay un sentimiento inexplicable que les hace sentir cariño por un país que, en muchos casos, no les dio las oportunidades labores que querían. He ahí el efecto ese del que hablaba Anderson sobre las “comunidades imaginadas”. No digo que todo lo que vivimos es una maquinación de nuestra mente, pero hay que aceptar que gran parte de ello sí lo es.

En fin. No diré mucho más sobre el mensaje a la Nación hasta el próximo post. Por ahora, tan solo diré que el 28 y 29 de julio son días extraños. Es una ambivalencia total: sí, se declaró la Indepencia, pero no fuimos independientes por completo sino hasta hace unos años después… Aunque, pensándolo bien, ni siquiera ahora somos tan independientes como quisiéramos. ¿Será por eso que necesitamos celebrar Fiestas Patrias, para sentir que no vivimos en una pesadilla? No, ¡qué va! Celebramos Fiestas Patrias porque, digo yo, al fin tenemos un día para sentirnos “peruanos” de tanto que nos lo repiten la radio, la TV, la publicidad e Inca Kola. Aunque siempre reneguemos de todo y cada día pensemos en irnos de viaje y no regresar hasta que todo “haya cambiado”.

Felices Fiestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s