Es fin de mes, pagaron ya… y el paro de transportistas


Hoy, este fatídico último día del mes de junio, los transportistas hiceron paro. Hicieron paro a 21 días de que entrara en vigencia el nuevo Reglamento Nacional de Tránsito. Dicen que reclaman por las multas que están demasiado altas. Dicen que también ahora el Ministerio de Transportes tiene que sentarse con ellos a dialogar para ver que es lo que mejor conviene para el sector. Dizque son un “servicio público”, pero la verdad es que el servicio de transporte urbano en Lima es un cúmulo de empresas que definen los costos de los pasajes como se les da la gana (no respetan el medio pasaje), dejan y recogen pasajeros (los pasajeros también no son inocentes) en cualquier lado, ponen cinturones de seguridad como finta en los asientos de copiloto, tienen cobradores maleducados y choferes cuya misión es hacerle carrera al otro conductor… ¿Qué tal servicio, no?

La aprobación del T.U.O del Reglamento Nacional de Tránsito – Código de Tránsito, hecho mediante Decreto Supremo 016-2009-MTC, fue publicado el 22 de abril en el diario El Peruano. En el Anexo I, hay un cuadro que resume todas las multas que se aplicarían con este nuevo reglamento. Yo no soy experta, pero si la infracción es: conducir en estado de ebriedad comprobado, o negarse al mismo, y que haya participado en un accidente de tránsito ocasionando lesiones graves y/o muerte: superior a 0.50 grs./lt (nivel de alcohol), ¿no sería justo que pagara un billete (100% UIT=s./3550) y que se cancele la licencia de conducir definitivamente? Las lesiones graves y leves están consignadas en el Código Penal, y tienen agravantes cuando las víctimas son menores de edad. Las penas son privativas, entre 5 y 10 años. Aunque los agravantes pueden aumentar la pena hasta 15 años. Por ahí dirán que, bueno, es un error de una vez. Irá a la cárcel, si es que el juez alguna vez le llega a dar sentencia y cuando salga podrá conducir de nuevo, como una nueva persona. O también está el argumento del policía cutrero. El cual es, lamentablemente, cierto. Sin embargo, eso no quiere decir que no haya formas de ponerle fin a esas malas costumbres. Tomará tiempo, pero todo se puede lograr si hay colaboración mutua.

Las demás infracciones son las más simples, y las multas fluctúan entre el 8%, 12%, 24%, 50% y 100% (para la más grave) del UIT. También van acompañadas de retenciones de licencias con derecho a renovación después de ciertos plazos de tiempo. Ustedes mismo lo pueden revisar en este blog. Es cierto que el problema de los policías corruptos es lo que más desanima a la gente para tener leyes más intrasigentes. Pero yo tengo una pregunta acerca de eso. Así como los choferes se organizan para hacer paros, bloquear el paso a los otros y quemar llantas, ¿por qué no se organizan para detectar a policías corruptos? ¿por qué no contactan a la prensa, quien gustamente sacaría sus titulares los nombres, apellidos y hasta colores favoritos de esos policías corruptos? Tal vez se tomen represalias contra ellos, pero si el esfuerzo es uno y todos colaboran, a algo se puede llegar. Creo que sería mejor que bloquearle el paso a la gente que necesita trabajar.

No digo que las leyes no están para discutirse. No digo que estas personas debería de estar de acuerdo con todo lo que dice el gobierno. A veces, no siempre las leyes que nos parecen buenas resulta siéndolo así en la práctica. Sin embargo, eso no justifica que estas personas causaran los destrozos que hicieron, las vías que obstaculizaron, los policías que agredieron.

Tal vez vivo en un mundo demasiado ideal. Pero, bajo mi lógica, si eres un chofer profesional, que maneja bien y ha estudiado el reglamento y las leyes de tránsito terrestre, ¿a qué le temes? ¿a los policías corruptos? Una persona con el suficiente ímpetu para hacer caso a las reglas (en una sociedad que donde no nos apoyamos entre nosotros), tendrá también el suficiente coraje para enfrentarse contra aquellos que les dejan dar el servicio por el que reciben un sueldo… ¡Oh! Lo olvidaba. A algunos -la mayoría de ellos- choferes muy poco les importa llevar a los pasajeros a su destino, lo que más les importa es la cantidad y no la calidad.

Acá, por otro lado, hay unas interesantes declaraciones que valdría la pena investigar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s