Periodismo wannabe de fin de año


En teoría, debería recibir mi grado de bachiller a fin de año del 2012. Sí, falta un “huevo” de tiempo, como dirían muchos. Así que en aras de no olvidar que alguna vez salí a reportear  durante una época de complicados horarios (trabajo de lunes a viernes hasta la 5 p.m., clases hasta las 10 p.m., traducción freelance en todo el tiempo “libre” posible), publicaré aquí algunos de mis trabajos de esos cursos ‘prácticos’ de la universidad.

La realidad del periodista - Imagen: ericyoungonline.wordpress.com

No son muchos, pero ahí van:

Después del conflicto laboral de Ripley

La grabación de este reportaje se realizó en agosto, cuando los empleados sindicalizados de Ripley aún estaban en negociación con los directivos de esta empresa. El Ministerio de Trabajo ya se había pronunciado al respecto, y parecía que todo marchaba con el viento en popa para el SUTRAGRISA (nombre legal del sindicato de trabajadores de Ripley). Después de seis meses de conversaciones, denuncias y huelgas, todo terminó siendo un éxito para ellos.

Hugo Visosa, Marco Centeno y César Bambarén –todos ellos involucrados directamente en la formación del sindicato, la elaboración del pliego de reclamos y la organización de la huelga– fueron las fuentes directas para retratar qué sucedió en el interín de estas negociaciones. Por otro lado, el enfoque del reportaje incluyó el trato de la empresa a sus consumidores, de manera que haya una visión más integral de todo aquello que sacó a la luz esta protesta del sindicato.

-

Como aún seguía con el bichito de este tema, escribí un artículo enfocado en la legislación laboral del Perú, el cual encierra serias irregularidades en las formas de contratación de personal, especialmente en las modalidades temporal e indefinida. Pueden encontrar el artículo en la página 18 de esta revista.

El Metropolitano: ¿solución al caos?

Sigue leyendo

Lo que quedó del paro de transportistas en Lima


** Ayer fue un día particularmente aciago para todos los que tuvimos que salir a trabajar o estudiar. De regreso a casa, apretujada en una combi cuya altura es la mitad de la mía, un universitario reclamó su derecho al medio pasaje. “Deberías agradecer que este carro ha salido a trabajar en paro”, le espetó un señor, “yo estoy feliz de estar acá”, concluyó. “Hoy no hay medio, es paro”, le dijo la cobradora. “¿Porque hay paro entonces que se aprovechen de nuestra poca plata?”, dije yo. El chico, resignado, tan solo comentó: “este es el gran problema de la educación del país”. Todos seguimos con nuestro viaje, en silencio. En este post está mi intento de hacer un balance sobre lo que ocurrió en este paro de mucho ruido y pocas nueces. **

En la avenida Angamos

Paro de transportistas ¿sin resultados?

13/07/11

Cientos de transportistas, miembros de la Sociedad de Transporte Urbano (STU), acataron el paro anunciado para hoy, miércoles 13 de julio, el cual se opone a las ordenanzas de la Municipalidad de Lima que buscan reordenar el transporte público. ¿El resultado?: caos en áreas periféricas de la ciudad y ningún acuerdo de por medio con la autoridad edil. En la mañana, el paro se sintió con fuerza en varias zonas con alto tráfico de Lima, como lo informaron varios medios de comunicación.

Si bien la Alcaldesa, Susana Villarán, anunció desde temprano que el 80% de las unidades de transporte urbano operaban con normalidad, Lima se vio paralizada a tal punto que el Ministerio de Trabajo otorgó dos horas de tolerancia para ingresar a los centros de trabajo, tal como sucediera en un paro de casi igual magnitud en el 2009Según el portal de la Municipalidad, gracias a las acciones coordinadas con la PNP, se detuvieron a 35 personas por haber participado en disturbios.

Las manzanas de la discordia

Al leer las noticias relacionadas con este debate, encontramos que las ordenanzas más controversiales son la N° 1534 y el Proyecto de Ordenanza del 1 de junio. La primera, que entró en vigencia a principio de este mes, establece un cuadro de sanciones orientadas a la fiscalización de algunos cumplimientos básicos para la adecuada operación del transporte urbano, como negarse a recoger escolares o ancianos teniendo capacidad en el vehículo (10% UIT), o estacionarse en la vía pública para esperar pasajeros u obstruir la circulación de vehículos (50% UIT).

Sigue leyendo

Viajando en el Metropolitano


tarjeta del metropolitano

Después de ver interminables enlaces directos en noticieros que ¿pretendían? mostrar la impaciencia de la gente por la inauguración del Metropolitano (no había un solo comentarista o persona que no se quejara por la demora en el inicio del servicio), y después de que se haya gastado una millonada de plata (de nuestra plata) en construir lo que se supone es el sistema vial más caro del mundo, finalmente, el Metropolitano entró en funcionamiento a finales del año 2010.

Debo admitir que una de las cosas por las que no disfruto el Metropolitano en su totalidad es el gran desbarajuste presupuestal que tuvo lugar durante su construcción, sin explicación coherente alguna por parte del municipio. Me pregunto si la alcaldesa llegará a hacer alguna investigación sobre ese asunto en lo absoluto (sea lo que sea que “descubra”, la verdad no sé que tanto se podrá hacer al respecto).

A pesar de todo lo que he leído y visto hasta el hartazgo sobre el Metropolitano, especialmente las críticas que hicieron que algunos comenzaran a llamarlo el #lentopolitano y el importante gran detalle de haber sido construido sin un estudio de impacto ambiental, viajar en el Metropolitano es total y definitivamente una experiencia distinta — y hasta cierto punto gratificante — en comparación con el transporte al que he estado acostumbrada  desde que tengo uso de razón.

Sigue leyendo

Accidentes de este mes


Una vez más, se produce otro accidente de tránsito. Esta vez fue en la céntrica avenida Wilson.

El sistema de transportes está como está por la desidia de los empresarios a proponer proyectos para coordinar con la Gerencia de Transporte Urbano.

No todo es cuestión de reglas de tránsito más duras. Las reglas son tan solo un paliativo para una enfermedad más grave: la forma como el sistema funciona. Si no se actúa rápido sobre cómo se concesionan las vías, cómo se controlan las frecuencias de salida de los buses, entonces estaremos siempre en lo mismo.

Video completo en La República

Video completo en La República

No pude insertar el video. Click aquí para verlo completo.

Es fin de mes, pagaron ya… y el paro de transportistas


Hoy, este fatídico último día del mes de junio, los transportistas hiceron paro. Hicieron paro a 21 días de que entrara en vigencia el nuevo Reglamento Nacional de Tránsito. Dicen que reclaman por las multas que están demasiado altas. Dicen que también ahora el Ministerio de Transportes tiene que sentarse con ellos a dialogar para ver que es lo que mejor conviene para el sector. Dizque son un “servicio público”, pero la verdad es que el servicio de transporte urbano en Lima es un cúmulo de empresas que definen los costos de los pasajes como se les da la gana (no respetan el medio pasaje), dejan y recogen pasajeros (los pasajeros también no son inocentes) en cualquier lado, ponen cinturones de seguridad como finta en los asientos de copiloto, tienen cobradores maleducados y choferes cuya misión es hacerle carrera al otro conductor… ¿Qué tal servicio, no?

La aprobación del T.U.O del Reglamento Nacional de Tránsito – Código de Tránsito, hecho mediante Decreto Supremo 016-2009-MTC, fue publicado el 22 de abril en el diario El Peruano. En el Anexo I, hay un cuadro que resume todas las multas que se aplicarían con este nuevo reglamento. Yo no soy experta, pero si la infracción es: conducir en estado de ebriedad comprobado, o negarse al mismo, y que haya participado en un accidente de tránsito ocasionando lesiones graves y/o muerte: superior a 0.50 grs./lt (nivel de alcohol), ¿no sería justo que pagara un billete (100% UIT=s./3550) y que se cancele la licencia de conducir definitivamente? Las lesiones graves y leves están consignadas en el Código Penal, y tienen agravantes cuando las víctimas son menores de edad. Las penas son privativas, entre 5 y 10 años. Aunque los agravantes pueden aumentar la pena hasta 15 años. Por ahí dirán que, bueno, es un error de una vez. Irá a la cárcel, si es que el juez alguna vez le llega a dar sentencia y cuando salga podrá conducir de nuevo, como una nueva persona. O también está el argumento del policía cutrero. El cual es, lamentablemente, cierto. Sin embargo, eso no quiere decir que no haya formas de ponerle fin a esas malas costumbres. Tomará tiempo, pero todo se puede lograr si hay colaboración mutua.

Las demás infracciones son las más simples, y las multas fluctúan entre el 8%, 12%, 24%, 50% y 100% (para la más grave) del UIT. También van acompañadas de retenciones de licencias con derecho a renovación después de ciertos plazos de tiempo. Ustedes mismo lo pueden revisar en este blog. Es cierto que el problema de los policías corruptos es lo que más desanima a la gente para tener leyes más intrasigentes. Pero yo tengo una pregunta acerca de eso. Así como los choferes se organizan para hacer paros, bloquear el paso a los otros y quemar llantas, ¿por qué no se organizan para detectar a policías corruptos? ¿por qué no contactan a la prensa, quien gustamente sacaría sus titulares los nombres, apellidos y hasta colores favoritos de esos policías corruptos? Tal vez se tomen represalias contra ellos, pero si el esfuerzo es uno y todos colaboran, a algo se puede llegar. Creo que sería mejor que bloquearle el paso a la gente que necesita trabajar.

No digo que las leyes no están para discutirse. No digo que estas personas debería de estar de acuerdo con todo lo que dice el gobierno. A veces, no siempre las leyes que nos parecen buenas resulta siéndolo así en la práctica. Sin embargo, eso no justifica que estas personas causaran los destrozos que hicieron, las vías que obstaculizaron, los policías que agredieron.

Tal vez vivo en un mundo demasiado ideal. Pero, bajo mi lógica, si eres un chofer profesional, que maneja bien y ha estudiado el reglamento y las leyes de tránsito terrestre, ¿a qué le temes? ¿a los policías corruptos? Una persona con el suficiente ímpetu para hacer caso a las reglas (en una sociedad que donde no nos apoyamos entre nosotros), tendrá también el suficiente coraje para enfrentarse contra aquellos que les dejan dar el servicio por el que reciben un sueldo… ¡Oh! Lo olvidaba. A algunos -la mayoría de ellos- choferes muy poco les importa llevar a los pasajeros a su destino, lo que más les importa es la cantidad y no la calidad.

Acá, por otro lado, hay unas interesantes declaraciones que valdría la pena investigar.